lunes, 12 de abril de 2010

Mochilas, esa es la cuestión

"Yo soy yo y mi circunstancia...". Esa es la frase más famosa del filósofo español Ortega y Gasset. En ella deja bien claro que el individuo depende de algo más que de sí mismo: de una serie de situaciones, condiciones y cargas, propias e intransferibles. Estos factores no son siempre intencionados, ni somos siempre conscientes de su presencia, pero, por muy baladíes o insignificantes que puedan aparentar, resultan fundamentales.
Imaginemos por un momento una mochila, no importa el tipo, tamaño o si tiene ruedas. Ahora llene esa mochila de artilugios importantes, objetos especiales, trastos superfluos y demás pertenencias materiales. Lo más seguro es que la mochila pese mucho, ¿no? Pues guarde también en ella familiares, amigos, compañeros, conocidos y desconocidos, enemigos. Meta en ella su ideario, sus memorias, sus pensamientos no escritos, sus experiencias. Seamos más rudos, guarde su casa, la ciudad donde nació, todos aquellos lugares que ha visitado, los que quiere visitar... ¡Basta! La mochila reventó hace tiempo. Lo más prudente sería vaciar la mochila - o, comprar primero una nueva - si de verdad queremos llevarla encima, pero no es tan fácil. Todos esos ingredientes tiene su razón de ser en nuestra historia, su fundamento, su hueco en nuestra reminiscencia; resultan intrínsecos. Si una mañana despertásemos y nos diésemos de bruces contra la ausencia de alguno, nada sería igual. Se rompería la rutina que nos mantiene sujetos al centro de nuestra egosfera.
Cada individuo elabora - insisto, consciente e inconscientemente - un entorno particular que lo mantiene anclado a la realidad, firme frente al vacío. Si se extrae tan solo una pieza de este complicado entramado, todo ello podría venirse abajo. Como quedar arrojado a la deriva en el universo, rodeado de un montón de sucesos ajenos y caras sin rostro.

Hace unos días vi Up in the Air y me gusto. Muchos deberían verla y, tal vez, tras su visionado, comiencen a ser conscientes de las cosas. No solo de las cosas: de las pequeñas cosas. De todos los detalles, de los personajes secundarios, de aquellas personas y acciones que decidimos trivializar, y de aquellas que decidimos envanecer. El qué guardarías en tu mochila es una buena pregunta, pero su respuesta es tan sencilla como estúpida: todo.

"...y si no la salvo a ella, no me salvo yo"

2 comentarios:

areala dijo...

...alguien esta repasando filo ehhh??hhaha

a esto he de decir que...zasss!en toda la boca.

agreed en todos lso sentidos...no obstante...estoy segura de que por un motivo u otro acabariamos dejando algo fuera de la mochila, puede que incluso sin darnos cuenta...

en fin...yo ya no uso mochila ue me destroza los hombre y la espalda pero bueno..de malestas se ya bastante xdxdxd

laura dijo...

También me gustó la peli... ^^

Y si seria curioso saber que guardaría cada uno en su mochila porque como siempre, aquí también hay que valorar los "pequeños detalles" tan grandes para algunos y tan inexistentes para otros que llega a resultar irónico.

Besos, y por si no hablamos... mucha suerte este sábado. ( A quemarla XD XD era algo asi no? jaja)

Publicar un comentario