martes, 3 de agosto de 2010

Amnesia

En ocasiones dejamos pasar los detalles. Esto es así porque son prescindibles e insignificantes; o, al menos, eso nos parecen. Tal vez este ahí nuestro error: el criterio para considerar o no ese significante. Cientos de detalles que guardamos y millones que obviamos.
¿Y si en uno de esos millones de condenados, procrastinados para el olvido, estuviese la respuesta a la más tonta de las preguntas y a la más transcendente de las dudas? ¿Y si tuviésemos una respuesta mucho más cerca de lo que pensaba la pregunta? Incluso tal vez ya tengamos la contestación, como en un viejo juego de palabras.
Pero somos ciegos, sordos y cojos; no queremos ni ver, ni oír, ni dar marcha atrás.

Igualmente, olvidemos y obviemos estas conjeturas. Hay cosas más importantes que tontas suposiciones, por supuesto.

1 comentario:

areala dijo...

son los detalles los que marcan la diferencia y creoq ue a lo de ghandi tambien lo lalmaban conjeturas e ideas estupidas ergo...

keep the faith although it's frigging hard sometimes...

Publicar un comentario